jueves, 11 de abril de 2013

A VUELTAS CON EL ESCRACHE





Señores políticos y cohorte mediática que les lamen el trasero, consiguen indignarme más aún si cabe, con la indignación que ya llevo sufriendo que no es poca,  con la historia esta de que el escrache es violencia.

“Señores” políticos, si pasan ustedes de los ciudadanos de cualquiera de las maneras posibles, si hasta una Iniciativa Legislativa Popular con más de un millón y medio de firmas la han guillotinado ustedes hasta dejarla que no la conoce ni la mano que la firmó, si tienen ustedes acogotada a la ciudadanía a golpe de botoncito de votar, si viven ustedes muy por encima de nuestras posibilidades y son completamente sordos a la voz del pueblo, no hay ya otra posibilidad que acudir a la acción directa, o sea, a gritarle en su cara que son ustedes unos sinvergüenzas.

Claro, que no es de extrañar que sean ustedes sordos, ya que no mudos, porque si están en donde están  es gracias a que en este país hay un sistema electoral torticero donde se usan las  listas cerradas,  de manera que a quienes votamos, los que votamos, son los pelotas, lameculos y paniaguados de los gerifaltes de turno de los partidos, que luego deben pagar su escañito apretando el botón que les mandan en las votaciones del congreso, que si no a la próxima están ustedes fuera de las listas.

Y es que estar fuera de las listas supone ser ya un ciudadano de a pie, se acabaron los sueldos, las dietas, los sobresueldos, los regalos y los sobres sin más, y antes de eso, son capaces ustedes de condenar a las personas a la más completa de las ruinas.

Y dicen ustedes que el escrache es violencia, y que sus hijos no tienen por qué sufrir estas situaciones, entonces yo me pregunto, ¿los hijos de los que no son unos privilegiados como ustedes si pueden sufrir la violencia?, porque no me negaran que ser echado por la fuerza de sus casas, pasar hambre, pasar frio, pasar miedo al ver la situación de sus familias no es violencia.

Claro, será porque a sus hijos los parieron y a los otros los defecaron, y lo digo así porque esos niños junto con sus padres tienen para ustedes la misma consideración que la materia fecal, si no a los hechos me remito.

Y ahora nos sale el ínclito Señor González diciendo más de lo mismo, que los niños no deben sufrir esta violencia, claro, es que a sus hijos también los parieron, y estudiaron en buenos colegios,  con buenas ropas y alimentación, vivieron parte de su vida en un palacio y el resto en un chalet que no se lo salta un galgo, ahora seguramente que tienen patrimonio para ellos y para sus hijos y los hijos de sus hijos, porque el expresidente no salió descalzo de la Moncloa, y al buen hombre, socialisto donde los haya, le parece mal que los ciudadanos estén ya hasta más arriba del moño de la violencia gubernamental que prefiere salvar a los bancos que a las personas.

Como diría el recordado José Antonio Labordeta ¡VAYANSE USTEDES A LA MIERDA SEÑORIAS!


6 comentarios:

  1. ¡¡¡¡ y... bien mandados están...¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la cosa ya esta pasando del castaño oscuro al negro, y eso es muy malo.

      Eliminar
  2. El Sr. González, que vivió un exilio de oro, cuando salió para Suresnes y le nombraron "Isidoro", no tiene puta idea de nada, entre otras cosas, porque para él la dictadura fue dictablanda, porque su amigo el Rey le puso alfombra roja para volver y porque cuando se es presidente del gobierno y se vive en Moncloa, se vive en paralelo, pero no en paralelo con el pueblo, ¡no!, se vive en paralelo con los políticos de su propio partido, o sea "paralelilandia al cubo".

    Y como el Sr. González fue presidente de gobierno a principios de esa transición pactada donde los ricos fueron tan ricos como antes, donde los políticos de la dictadura se convirtieron todos en demócratas como si una pandemia de libertades hubiera entrado de repente en sus cerebros de mosquito (mosquitos por lo estrechos de miras) y donde los banqueros crecieron como nunca; el Sr. González no sabe de sin-techos ni de pobres, porque él con sus 800.000 puestos de trabajo prometidos en el 82, miró hacia un lado cuando el paro no dejaba de crecer.

    Y el Sr. González que refundó el partido socialista en España, se dejó atrapar por el neoliberalismo de aquel actor nefasto norteameticano y esa señora que acaba de morir y le han otorgado honores militares (si no hubieran nacido, el mundo hoy, sería mejor); y deshizo lo conseguido en los primeros años de democracia, con un sin fin de reformas laborales, que poco a poco nos han llevado a la actual.

    Vendiendo todo lo que pudo para no fabricar nada y haciendo la reconversión industral más dura que se conoce, y ¿qué fue la reconversión industrial? Lo lógico hubiera sido que las fábricas, los astilleros, las fábricas de acero, etc. las hubieran modernizado, ya que Franco (aquel santo Varón) lo único que hizo fue comprarlas en ruina para que el estado salvara los despojos.

    Pero no, el Sr. González, destruyó las fábricas, las dejó sumidas en escombros y pueblos desolados. Y empezó vendiendo las joyas de la corona, dejando el camino libre a un José María Aznar, ávido en ganancias, tanto personales como políticas, abocando a un país que fue eminentemente agrícola y con algo de industria, en un país de servicios y ladrillo.

    Y así nos va.

    Y yo le preguntaría: ¿Hubiera existido la revolución francesa si el pueblo se hubiera quedado de brazos cruzados.

    Como dijo Westringe (arrepentidos quiere el señor) "si nos tratan como a perros no nos queda otra que responder mordiendo".

    Besos Inma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial respuesta, no puedo estar mas de acuerdo contigo.

      Muchos besos guapa

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Ahora me quedo con la curiosidad de saber que comentastes Daniel.....eso no vale.

      Un abrazo

      Eliminar