viernes, 27 de enero de 2017

DONDE DIJE DIGO, DEBÍ DECIR DIEGO



Donde dije digo.....va a resultar que debí de decir diego.

Un día, hace poco, hice una compra de supermercado a través de una página llamada DelSuper, esta ofrece hacerte la compra y llevártela a casa por el módico precio de 5,80 euros, EN UNA HORA DESDE QUE HACES EL PEDIDO ¡Oye que bien, me dije! Con esto le proporcionas trabajo a alguna persona desocupada y te despreocupas de tener que ir tú a hacer la compra, o de hacerla directamente on line al supermercado y luego esperar media mañana o toda la tarde al repartidor.

El caso es que el chico, supereducado y amable, que me trajo la compra, exactamente lo que yo había pedido, no traía el ticket. Pensé que se le había olvidado entregármelo, así que me puse en contacto con la pagina y me dijeron que, si quería, me mandaban una factura ¿Una factura? ¿El ticket no? Eso me resultó extraño, pero siempre bien pensada creí que lo necesitarían para sus facturaciones o algo así. El caso es que no me gustó mucho no disponer del ticket porque, si algún producto no venía en condiciones, no tendría yo con que ir a reclamar al supermercado. En fin, lo dejé estar.

Bien, pues hace dos días intenté hacer otra vez la compra a través de esta página. No lo hice porque la entrega en la hora prometida desde que haces el pedido ya no era tal, ya era al día siguiente, y para ese viaje no necesitaba yo unas alforjas. Pero en principio hice el pedido que al final no llegué a formalizar, y algo me llamó poderosamente la atención, fue al pedir el café, el que compro siempre y del que me sé el precio perfectamente, lo ponían unos céntimos más caro del precio que tiene en la tienda.

Pues con este run-run  me fui ayer al supermercado, el mismo en el que intenté hacer la compra on line desde esa página y donde puedes encontrar un enlace que ofrece 5000 productos, casi todos de la marca del propio supermercado, e hice la compra prevista. Después me vine directa al ordenador con el ticket en la mano y comprobé uno por uno, en la pagina ya mencionada, cada producto adquirido y ¡Oh sorpresa! Todos y cada uno de los elementos que había comprado estaban entre 20 y 50 céntimos más caros que los precios de venta que tienen en el establecimiento, cosa que no advierten en la pagina en cuestión, con lo cual en una compra mediana te “meten” unos 6 o 7 euros de rondón, amén de los 5.80 del servicio y el euro o dos que le des a la persona que te lo trae.

Total que sumando unas cosas y otras te sale a casi 15 euros la broma.


Lo dicho, que donde dije digo, debí haber dicho diego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada